In mayo 20, 2013

Este fin de semana estuve preparando un documental sobre las personas que viven en la gran ciudad y que olvidaron los sabores de lo cultivado. Personas que deciden plantar sus semillas, cuidarlas y luego alimentarse de lo recolectado.

Cerca de Madrid, en la Vega del Tajuña hay infinidad de proyectos para crear tu propio huerto. No solo es cuestión de sabores, es parte de una filosofía, el no perder el contacto con la tierra, llevar a la familia, que sea parte de la educación de los hijos. Algunos incluso lo toman como terapia para escapar del stress de la gran ciudad.

En breve veréis el documental completo, por ahora os dejo con estas fotos.

Al ser un huerto tutelado, los dueños del huerto ayudan arando la tierra, colocando riegos y cuidando la cosecha entre semana

Sorprendido me quedé con la naturalidad con que las personas a las que entrevistaba, preguntándoles el porqué tener un huerto, lo hicieran con tal naturalidad. Parecían que hubiesen hablado a cámara toda su vida. Me lo pusieron realmente fácil, siendo directos, originales y hablando con soltura. Además de ser muy interesante la forma de sentir su huerto, las satisfacciones que les daba su huerto y consejos para iniciarse.

Os puedo asegurar que el sabor y la textura de las habas, comidas en crudo recién arrancadas de la planta eran deliciosos. Una vez cocinadas eran un capricho gourmet. Eso de que las hortalizas del supermercado no tienen ni por asomo el mismo sabor no es un mito, es totalmente cierto.

En el vivero anexo se guardan los plantones en semilleros donde todos los usuarios del huerto tutelado escogen lo que van a plantar, siempre asesorados por los dueños y algunos usuarios avanzados que buscan información y siguen el calendario lunar de siembra.

El niño de las fotos es Darío, el más pequeño de los usuarios. Su madre le llama el mini-hortelano. Darío disfruta limpiando de piedras el huerto, regando los plantones y luego comiendo lo recolectado, aunque con los guantes se lía un poco.

No sólo es plantar y recolectar. Muchas amistades han nacido en estos huertos. Es normal, aficiones comunes, consultar al huerto vecino… Pero además se ha establecido amistad con los habitantes de las casas cercanas y paseantes habituales, que no faltan a su cita de ver, saludar y charlar con sus vecinos.

Te recomiendo que no te pierdas el estreno del documental en Rhetto.Tv donde ahora puedes ver un anticipo.

Si vives en Madrid o cerca, en Chinchón puedes tener tu propio huerto de manos de Huertos de la Vega del Tajuña

5 Comments

  1. Qué gran reportaje Félix!
    Unas fotos llenas de fuerza, con unos encuadres acertadísimos y un muy buen procesado. Enhorabuena!

  2. Buenas fotos, mi favorita la del niño!

    Ahora el farolillo rojo: Berenjenas en el huerto???? WTF son alcachofas!

    • si yo digo que son berenjenas lo son!
      Ya lo he cambiado, lo curioso es que en los tags de la foto puse “alcachofa, alcaucil y artichoke” es decir sabía que era una alcachofa, pero es una alcachofa transgenero y hay que respetarla, algun dia hará su cambio de sexo, digo de especie

  3. Mira que no me gustan los ojos de pez, pero tengo que reconocer que a algunas le quedan de lujo. ¡Ganas de ver ese documental!

    • a mi el fis-eye me gusta mucho para algunas cosas, y da un aire de irrealidad que a veces viene bien.
      ya os avisaré cuando el documental está listo

Leave A Comment